Nuestro servicio se puede resumir en tres palabras claves:

ENTONCES SOMOS

Familias al servicio de otras familias que ponen en común las necesidades y capacidades de cada una de ellas.

Es un espacio de escucha, orientación, acompañamiento y diálogo que se ofrece a la familia y a toda persona que lo requiera, mediante un servicio brindado por matrimonios orientadores, organizados en equipo, en el marco de una institución que los avala y los respalda (Iglesia).

 

Es revalorizar la “ESCUCHA”, atenta, desde el alma y con el corazón, abierta, desprejuiciada, amorosa, sincera, comprensiva y reflexiva a la vez, que acompaña a aquellos que están atravesando distintas dificultades.

 

En este contexto, se trata de ayudar a la familia que se acerca a fin de que active sus propios recursos, ya que la problemática que atraviesa no permite que los vean por sí mismos. Descubriendo entre todos cuál es la “ORIENTACIÓN” adecuada frente al problema planteado.

 

Es fundamental el “ACOMPAÑAMIENTO” a la familia atendida, aún si de su paso por la CFF surge la necesidad de que alguno de sus integrantes inicie una terapia u otro tipo de atención profesional, porque es precisamente en esos momentos cuando más necesita del apoyo y acompañamiento de sus pares. En muchos casos el acompañamiento se prolonga por meses con entrevistas o telefónicamente.

¿CÓMO SE ORGANIZA Y FUNCIONA EL PROGRAMA?

Hay una capacitación inicial a través de un Seminario donde los matrimonios adquieren los conocimientos básicos acerca de la realidad familiar; como así también, técnicas de mediación y herramientas para el abordaje de las distintas problemáticas.

El Seminario se completa con un periodo de “pasantías” donde, acompañados por matrimonios ya formados, los participantes realizan sus primeras experiencias con las familias. Luego de lo cual, en tarea de discernimiento, y apoyados por los MO y los profesionales, cada matrimonio descubre si siente la vocación y está capacitado para desarrollar este servicio.